Mentalidad Empresarial

Los negocios son un reflejo de sus dueños

Cómo dice la vieja máxima, el negocio le tratará como usted trate al negocio.

Los pequeños negocios muchas veces no crecen por la mala actitud de sus dueños. Todos los días el público asiste a presenciar la actitud equivocada:

  • Pequeños negocios que no respetan su horario de atención. Abren a la hora que quieren y cierran, igualmente, a la hora que quieren.
  • Pequeños negocios en los que le dicen al cliente que tal día y a tal hora el trabajo estará listo, pero, llegado el momento pactado, lo único que demuestran es impuntualidad, irresponsabilidad.
  • Pequeños negocios en los que el producto principal son las excusas. Ellos parecen decir: “no cumplí porque tuvo mucho trabajo.” “me olvidé.”
  • Pequeños negocios que exponen la suciedad en las paredes, en el piso y en los muebles. A eso, le suman el desorden.

Esos mismos comerciantes son los que se quejan porque “las ventas están bajas.” Esos mismos comerciantes son los que se vuelven pregoneros del pesimismo. Ellos olvidan que, en el fondo, muy en el fondo, cada negocio tiene los clientes que merece; cada negocio se ubica en el mercado que merece y que cada comerciante gana lo que debe ganar.

Salomón, hombre rico y sabio según las escrituras, anotó en proverbios un consejo que a menudo pasa inadvertido. El consejo se puede leer en Pr. 22:29: “El que hace bien su trabajo estará al servicio de reyes y no de gente insignificante.” Entiéndase por reyes no a una monarquía, sino a todos aquellos que son realeza por su esfuerzo, por su carácter. Los justos, los que prosperan, los diligentes, ellos son realeza. Y si usted quiere tener a ellos como clientes y como socios, usted debe comportarse como ellos. Recuerde la máxima que dice: “los iguales se atraen.”

El comerciante que nunca limpia su local… ¿A qué cliente atrae? Al cliente que tolera esa suciedad.  El comerciante impuntual… ¿A qué cliente atrae? Al cliente que tolera la impuntualidad. El comerciante que no se esfuerza para innovar y vender calidad… ¿a qué clientes atrae?  A todos aquellos que toleran el producto corriente. Porque cuando un buen cliente siente que le están vendiendo gato por liebre o que están jugando con su tiempo, simplemente nunca vuelve. Se marcha. Va justo donde le tratan como merece.

Por eso el comerciante promedio debe mejorar, esencialmente, SU ACTITUD. Su mentalidad. No importa si empieza su negocio en un mercado de barrio, en dos metros cuadraros…lo que importa es su mentalidad. Porque el modo con el que él trate a su negocio, es el modo que define sus ganancias. El camino es esforzarse. El camino es la disciplina. El Camino es la limpieza. La palabra mágica es CUMPLIR. Para eso no se necesita un préstamo bancario, se requiere un cambio de pensamiento.

Previous post

Multimillonario dice que el secreto para el éxito es la fe en Jesús

Next post

A muchos pobres les han hecho creer que no pueden hacerse millonarios

FeminasMillonarias